Defensores DDHH

Colabora con Comparte

La defensa de los Derechos Humanos es una de las actividades más peligrosas de Honduras.

Los defensores de DDHH y sus familias son víctimas de asesinatos, secuestros, torturas amenazas.

Los principales objetos de violencia son defensores de comunidades y pueblos indígenas en relación con la defensa de su territorio, los defensores LGBT y los líderes sindicales.

A menudo, los que luchan contra poderes fuertes, debido también a la corrupción estructural, sufren hostigamiento judicial en represalia por su labor y acaban siendo criminalizados.

 

ALGUNOS DATOS[1]

  • Entre 2010 y 2015 hubo 3064 criminalizaciones como resultado del uso indebido del derecho penal.
  • En estos 5 años 14 defensores y defensoras de DDHH han sido asesinados siendo beneficiarios de medidas cautelares.
  • Solo en 2014 se contabilizan 22 asesinatos, 2 desapariciones, 15 secuestros, 88 casos de robos de información y 53 sabotajes a los vehículos donde se transportaban.
  • En 2012 hubo 119 agresiones a mujeres defensoras de derechos humanos.

 

LA LEY DE PROTECCIÓN DE 2015

En frente de estos hechos, El Congreso Nacional de Honduras aprobó en abril 2015 la Ley de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia.

Esta ley busca protegerlos estableciendo la creación de un fondo especial y también crea nuevas medidas de prevención, protección y medidas urgentes de protección que garanticen la vida, integridad, libertad y seguridad de las personas en situación de riesgo como consecuencia de la promoción y defensa de los derechos humanos.

En Agosto 2015 un grupo de organizaciones de la sociedad civil se dirigió por escrito al gobierno para manifestar su preocupación por la vaguedad y la falta de transparencia del borrador del reglamento de aplicación.[2]

Además ellos denuncian que en la práctica el programa no se ha aplicado adecuadamente a causa de la falta de voluntad política y recursos económicos.

 

ALGUNAS HISTORIAS DRAMATICAS 2016

El 3 de marzo 2016 fue asesinada Berta Isabel Cáceres Flores, líder indígena lenca, feminista, activista del medio ambiente hondureña y coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones populares e indígenas de Honduras (COPINH). Su trabajo la hizo acreedora de varios reconocimientos, entre los cuales el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente. Pero, el mismo trabajo le traigo también muchos problemas.  Antes de su asesinado había recibido muchas amenazas contra ella misma y su familia. Además, en 2013 fue acusada de los delitos de usurpación, coacción y daños a la empresa DESA junto a otros miembros del COPINH recibiendo también cárcel preventiva. Muchísimas organizaciones exprimieron su indignación frente al caso.

 

Pocos días después, el 15 de marzo de 2016, fue asesinado Nelson García, otro activista integrante del COPINH y líder de la comunidad asentada en Río Chiquito.

 

El 6 se julio 2016, fue encontrado el cuerpo de Lesbia Janeth Urquía Urquía, otra dirigente indígena y defensora del COPINH. Lesbia había sido secuestrada el martes anterior y después asesinada “de un machetazo en el cráneo”.

 

El 9 de agosto 2016 asesinaron Kevin Ferrera, abogado y presidente de la Juventud del Partido Liberal (‘Juventud Liberal’) y miembro fundador de la organización Oposición Indignada. El Sr. Ferrera trabajaba con el objetivo de empoderar a la ciudadanía a denunciar actos de corrupción e impunidad, y ayudó a organizar las recientes caminatas de protesta en contra de las propuestas de reelección del actual Presidente de Honduras.[4]

 

24 de enero de 2016 fue asesinada Paola Barraza, integrante del grupo de mujeres trans (Grupo Muñecas) de Arcoíris, y miembro de la junta directiva durante más de 8 años. Durante los últimos seis meses, la Sra. Barraza había sido varias veces víctima de ataques y amenazas. En el mes de agosto de 2015, por ejemplo, quedó gravemente herida por hombres no identificados que le dispararon varias veces a las puertas de su oficina. El día 8 de enero, fue otra vez amenazada por unos hombres armados en vehículos sin placas, quienes hicieron referencia al asesinato de la Sra. Angie Ferreira, ex-Coordinadora del Grupo Muñecas, ocurrido en el mes de junio de 2015.[5]

 

El 17 de junio de 2015 Héctor Orlando Martínez, presidente del seccional n° 6 del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras fue atacado por dos personas a bordo de unas motocicletas que le dispararon doce balas, mientras se dirigía a su casa luego de su jornada laboral. El Sr. Jiménez Euceda había comentado a su familia tener hostilidades con las altas autoridades de la Universidad Nacional Autónoma (UNAH), en su sede de Tegucigalpa, en razón de los conflictos laborales, relacionados con la exigencia de aplicar las cláusulas del contrato colectivo a las sanciones y suspensiones del personal.[6]

 

El 1 de junio de 2016 desapareció René Martínez, defensor de la comunidad LGBTI, pocos días después fueron encontrados los restos de su cuerpo. René trabajaba como empleado municipal en los programas de extensión contra la violencia, presidía la Comunidad Gay Sampedrana, un grupo de incidencia con base en San Pedro Sula que trabaja en la zona norte de Honduras y también dirigía un centro de extensión en Chamelecón, a través de Youth Alliance Honduras, una organización que forma parte de un programa contra la violencia.

 

 

 

“La defensa de los derechos humanos es una de las profesiones más peligrosas de Latinoamérica” Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

 

“La violencia y los atentados contra personas defensoras de derechos humanos no sólo afectan las garantías básicas de cada individuo. También socavan el papel fundamental que desempeñan los defensores de los derechos humanos en la construcción de una sociedad más equitativa, justa y democrática”

 Los crímenes cometidos contra los defensores de derechos humanos, especialmente asesinatos a sangre fría, no deben quedar impunes, ya que la impunidad es el enemigo y el mayor desincentivo de cualquier esquema de protección, no importa cuán comprehensivo sea éste”.

Comunicado, Michel Forst Relator especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de la Organización de la ONU,  agosto 2016

[1] http://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/Honduras-es-2015.pdf

[2] https://www.amnesty.org/es/countries/americas/honduras/report-honduras/

[4] ibidem

[5] https://www.fidh.org/es/temas/defensores-de-derechos-humanos/honduras-alarmante-aumento-de-asesinatos-y-ataques-en-contra-de

[6] https://www.fidh.org/es/region/americas/honduras/honduras-asesinato-del-sr-hector-orlando-martinez-y-desaparicion-del

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s